4th of July por Zadi Desme



4th of July
Por Zadí Desmé
www.zadi.webnode.cl


Han pasado los años y recuerdo como si fuera ayer cuando llegue a Los Estados Unidos, con una mano atrás y otra adelante, había sido estafado por un sinvergüenza en mi país y decidí vender todo lo que tenia y partir con mi esposa, mis dos hijos y mi abnegada nana. Llegamos un día de San Valentín, todos los hoteles económicos estaban llenos en Miami Beach, finalmente conseguimos uno donde los cinco nos acomodamos, las cucarachas y el ruido en las otras habitaciones no nos dejaron dormir toda la noche. Al día siguiente fui a ver a una mujer que supuestamente me ayudaría a conseguir la ansiada residencia, está mal nacida al final no haría nada y me robaría sistemáticamente el poco dinero que tenia. Desesperado por tener un trabajo comencé a tocar puertas de mucha gente con la que había hecho negocios anteriormente sin ninguna suerte. Finalmente viajamos a un pueblo a 6 horas de Miami y comencé a trabajar en lo que pude, primero ayudaba a un hombre a entregar periódicos por la madrugada, por las noches ayudaba a un latino limpiando oficinas y por el día conseguí trabajo en una tienda de abarrotes y carnes latina. De esta forma trabajando los siete días de la semana 16 horas diarias pude pagar casa, comida y un poco de tranquilidad. Aun recuerdo que para colmo de males al lado de la casa que alquile, vivía un agente de migraciones que trabajaba arrestando a los ilegales, al principio vivíamos con un miedo a ser deportados, pero poco a poco se fue disipando con el transcurso de los meses. Poco después de enterarme que nunca llegaría mi permiso de trabajo decidí regresar a vivir a Miami, ahí conseguí un empleo en una gasolinera lavando autos, la paga era buena y las propinas también, pero para hacerme respetar y no dejar que mis diez compañeros haitianos me maltraten tuve que pelearme uno por uno con todos. Nunca tuve vergüenza de lo que hacía, de ser un empresario a lavador de autos, pero en el fondo sabia que solo necesitaba una oportunidad para nuevamente salir adelante, no puedo negar que pase muchos días de depresión y llorando a solas. Unas semanas después de llegar a Miami conocí a un abogado que finalmente consiguió el ansiado permiso de trabajo para mi, coincidentemente me llego mi primera tarjeta de crédito con US$ 2,500 de limite de consumo. Con ese dinero, rente una pequeña oficina, la amoblé y comencé hacer lo que sabía hacer, pese a que todo el mundo me decía que era un negocio donde había mucha competencia, mi perseverancia y el deseo de bienestar para mis hijos supero cualquier expectativa negativa, ya que después de algunos años, este negocio seria uno de los más importantes en su rubro en Miami. Han pasado 21 años desde que realice esta cruzada y mis hijos tienen hoy una oportunidad que muchos como yo no la tuvimos y que nos costó conseguir. Para todos ellos que viven el sueño americano “ Happy 4th of July”.

Entradas populares de este blog

Día de la Madre por Zadí Desmé

Transhumanismo por Zadi Desme

El Sueño de Volar